MEMORIAS DE MACONDO. Cuando un territorio de la imaginación visitó la FILBo